Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Como Saber si Tengo Fiebre

La fiebre es un aumento de la temperatura corporal que se produce como respuesta del cuerpo ante una infección, inflamación u otras causas. Es un mecanismo de defensa natural que ayuda al organismo a combatir agentes externos y a estimular el sistema inmunológico. Por lo tanto, la fiebre en sí misma no es una enfermedad, sino un síntoma de algún otro problema de salud.

Es importante saber cómo medir la fiebre y cuándo buscar atención médica, ya que una fiebre prolongada o muy alta puede indicar una enfermedad más grave que requiere tratamiento médico. Por otro lado, bajar la fiebre cuando es muy elevada también es importante, ya que puede causar daño en algunos órganos del cuerpo.

En este artículo, te enseñaremos cómo saber si tienes fiebre, los síntomas más comunes, cómo medir la temperatura corporal, cuándo es necesario medirla y qué hacer en caso de fiebre. Todo esto con el objetivo de ayudarte a cuidar tu salud y la de tus seres queridos.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es un aumento de la temperatura corporal por encima de los niveles normales, que generalmente se considera que es de 37°C en adultos. Esta elevación de la temperatura se produce como respuesta del cuerpo a una variedad de factores que lo desencadenan. La fiebre es un mecanismo de defensa natural del cuerpo, ya que puede ayudar a combatir infecciones y enfermedades al activar el sistema inmunológico del organismo.

La fiebre puede ser causada por diversas razones, como infecciones bacterianas o virales, inflamaciones, enfermedades autoinmunitarias, cáncer, reacciones a medicamentos, entre otros. En muchos casos, la fiebre es el primer síntoma de una enfermedad y puede ir acompañada de otros síntomas, como sudoración, dolor de cabeza, dolores musculares y debilidad.

Es importante tener en cuenta que la fiebre no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma de una afección subyacente. Por lo tanto, es importante buscar atención médica si la fiebre es prolongada, muy alta o va acompañada de otros síntomas preocupantes.

Síntomas de la fiebre

Los síntomas de la fiebre pueden variar según la causa subyacente y la persona afectada. A continuación, se describen algunos de los síntomas más comunes de la fiebre:

  1. Diferencias entre temperatura normal y temperatura elevada: la temperatura normal del cuerpo humano es de alrededor de 36.5°C a 37°C. Cuando la temperatura corporal se eleva por encima de este rango, se considera que hay fiebre. La fiebre leve generalmente se considera entre 37.5°C a 38.5°C, mientras que la fiebre alta se considera por encima de los 38.5°C.

  2. Sudoración: durante la fiebre, el cuerpo produce más sudor para enfriarse. Como resultado, la sudoración excesiva es un síntoma común de la fiebre.

  3. Escalofríos: en ocasiones, la fiebre puede ir acompañada de escalofríos, que son temblores o frío repentino que se experimentan a pesar de tener una temperatura elevada.

  4. Dolor de cabeza: la fiebre también puede causar dolores de cabeza, que pueden ser leves o intensos.

  5. Dolores musculares: los dolores musculares son otro síntoma común de la fiebre, especialmente en los primeros días.

  6. Fatiga: la fiebre también puede provocar fatiga y debilidad generalizada, lo que puede dificultar la realización de actividades cotidianas.

Es importante tener en cuenta que la fiebre puede tener otros síntomas que varían según la causa subyacente. Si tienes fiebre, es importante prestar atención a los síntomas adicionales que puedan indicar la causa subyacente y buscar atención médica si es necesario.

Cómo medir la fiebre

Existen diferentes métodos para medir la fiebre, a continuación se describen los más comunes:

  1. Termómetro oral: se coloca el termómetro debajo de la lengua y se espera a que suene una señal para saber la temperatura. Ventajas: es un método fácil y cómodo de usar. Desventajas: no es adecuado para personas que no pueden mantener la boca cerrada, como los niños pequeños o las personas con problemas respiratorios.

  2. Termómetro de oído: se coloca el termómetro en el canal auditivo y se espera a que suene una señal para saber la temperatura. Ventajas: es un método rápido y fácil de usar. Desventajas: puede ser impreciso si no se coloca correctamente o si hay cerumen en el oído.

  3. Termómetro rectal: se inserta el termómetro en el recto y se espera a que suene una señal para saber la temperatura. Ventajas: es un método preciso y confiable para medir la temperatura corporal central. Desventajas: puede ser incómodo y no es práctico para su uso diario.

  4. Termómetro axilar: se coloca el termómetro debajo del brazo y se espera a que suene una señal para saber la temperatura. Ventajas: es un método no invasivo y cómodo de usar. Desventajas: puede ser menos preciso que otros métodos y puede estar influenciado por la temperatura ambiente.

Es importante tener en cuenta que cada método tiene sus ventajas y desventajas y que la elección del método de medición dependerá de la situación individual y la preferencia del paciente. Es recomendable seguir las instrucciones del fabricante del termómetro y leer cuidadosamente las instrucciones para garantizar una medición precisa de la temperatura corporal.

Cuándo es necesario medir la fiebre

Es importante medir la fiebre en ciertas situaciones para determinar si se requiere atención médica. A continuación, se describen algunas de las situaciones en las que es necesario medir la temperatura corporal:

  1. Si se siente mal: si una persona se siente enferma, es posible que tenga fiebre. Medir la temperatura puede ayudar a determinar si la fiebre es la causa del malestar y si se requiere atención médica.

  2. Después de una vacuna: algunas vacunas pueden causar fiebre en los días posteriores a su aplicación. Medir la temperatura puede ayudar a controlar la fiebre y determinar si es necesario buscar atención médica.

  3. Después de una lesión: si una persona sufre una lesión grave, es posible que tenga fiebre. Medir la temperatura puede ayudar a determinar si la fiebre es la causa de la lesión y si se requiere atención médica.

  4. Después de una cirugía: después de una cirugía, es posible que una persona tenga fiebre como parte de la respuesta natural del cuerpo a la cirugía. Medir la temperatura puede ayudar a determinar si la fiebre es normal o si se requiere atención médica.

Por otro lado, no es necesario medir la fiebre en situaciones donde no hay signos de enfermedad o malestar. Además, no es necesario medir la temperatura todos los días si una persona se siente bien y no presenta síntomas de fiebre. En general, si una persona no presenta síntomas de fiebre, no es necesario medir la temperatura de forma regular.

¿Cuál es la temperatura considerada fiebre?

La temperatura corporal normal puede variar ligeramente de persona a persona, y también puede variar según la hora del día. En general, se considera que una temperatura rectal de 38°C (100.4°F) o superior indica fiebre. Sin embargo, la definición de fiebre puede variar según la edad de la persona y la forma en que se mide la temperatura.

A continuación se presentan los puntos de corte comunes para definir la fiebre según la vía de medición:

  1. Temperatura rectal: 38°C (100.4°F) o superior
  2. Temperatura oral: 37.5°C (99.5°F) o superior
  3. Temperatura axilar: 37.2°C (99°F) o superior
  4. Temperatura timpánica (oído): 38°C (100.4°F) o superior
  5. Temperatura temporal (frente): 38°C (100.4°F) o superior

Los puntos de corte para definir la fiebre también pueden variar según la edad de la persona. A continuación se presentan las temperaturas consideradas normales y elevadas en diferentes grupos de edad:

  1. Recién nacidos y bebés: la temperatura rectal normal oscila entre 36.5°C (97.7°F) y 38°C (100.4°F). Una temperatura rectal de 38°C (100.4°F) o superior se considera fiebre.
  2. Niños y adultos: la temperatura oral normal oscila entre 36.1°C (97°F) y 37.2°C (99°F). Una temperatura oral de 37.5°C (99.5°F) o superior se considera fiebre.
  3. Adultos mayores: la temperatura oral normal oscila entre 35.8°C (96.4°F) y 36.8°C (98.2°F). Una temperatura oral de 37.5°C (99.5°F) o superior se considera fiebre.

Es importante tener en cuenta que estas cifras son solo una guía general y que la definición de fiebre puede variar según el contexto clínico y la situación individual. Es importante seguir las recomendaciones del médico y buscar atención médica si se presenta fiebre junto con otros síntomas graves.

¿Qué hacer si tienes fiebre?

Si se tiene fiebre, hay varias recomendaciones generales que se pueden seguir para aliviar los síntomas y reducir la temperatura corporal:

  1. Tomar líquidos: es importante beber mucho líquido para prevenir la deshidratación. Se recomienda beber agua, jugos naturales o bebidas deportivas que contengan electrolitos.

  2. Descansar: es importante descansar lo suficiente para permitir que el cuerpo se recupere. Se recomienda evitar actividades extenuantes hasta que la fiebre haya desaparecido.

  3. Tomar medicamentos para la fiebre: se pueden tomar medicamentos como paracetamol o ibuprofeno para reducir la fiebre y aliviar los síntomas. Sin embargo, es importante seguir las instrucciones del médico y no tomar más de la dosis recomendada.

  4. Usar compresas frescas: se pueden usar compresas frescas en la frente o el cuello para reducir la temperatura corporal y aliviar los síntomas de la fiebre.

Es importante buscar atención médica si se presenta fiebre junto con otros síntomas graves, como dolor de cabeza intenso, dificultad para respirar, dolor en el pecho, confusión o convulsiones. Además, se debe buscar atención médica si la fiebre persiste durante más de tres días o si se presenta en bebés menores de tres meses. En estos casos, es importante acudir al médico para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

En conclusión, la fiebre es un síntoma común que puede indicar una amplia variedad de afecciones, desde infecciones leves hasta enfermedades más graves. Es importante medir la temperatura corporal de manera adecuada para determinar si se tiene fiebre y seguir las recomendaciones para aliviar los síntomas y reducir la temperatura.

Es fundamental tener en cuenta que la fiebre puede ser un signo de una enfermedad subyacente y que, en algunos casos, es necesario buscar atención médica para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados. Es importante no automedicarse y seguir las instrucciones del médico para tratar la fiebre.

En resumen, para prevenir la fiebre, es importante llevar un estilo de vida saludable, practicar una buena higiene, vacunarse según las recomendaciones médicas y buscar atención médica si se presenta fiebre junto con otros síntomas graves. Si se tiene fiebre, se deben seguir las recomendaciones generales para aliviar los síntomas y reducir la temperatura corporal, y buscar atención médica si es necesario.

Artículos que te pueden interesar

Compartenos

Entrenimiento constante

Recibe notificaciones con nuestras mejores noticias