Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cómo Cambiar la Llave de un Radiador sin Vaciar el Circuito: Guía Práctica

El correcto funcionamiento de nuestros radiadores es esencial para mantener un ambiente cálido y confortable en casa, especialmente durante los meses más fríos del año. Sin embargo, es común que las llaves de los radiadores se deterioren con el tiempo, lo que puede afectar su eficiencia. En este artículo, te proporcionaremos una guía detallada sobre cómo cambiar la llave de un radiador sin necesidad de vaciar el circuito, lo cual puede parecer una tarea desafiante, pero con los pasos adecuados, ¡puedes lograrlo sin complicaciones!

Antes de comenzar con el proceso de cambio de la llave del radiador, es crucial tomar algunas precauciones y reunir las herramientas necesarias. Asegúrate de tener a mano:

  • Dos llaves inglesas o alicates.
  • Un recipiente para recoger el agua sobrante.
  • Una manta o toalla para proteger el suelo.
  • La nueva llave del radiador.

Para evitar cualquier riesgo de quemaduras o fugas de agua caliente, asegúrate de apagar por completo el sistema de calefacción antes de comenzar el proceso.

Identifica la ubicación de la llave del radiador, que generalmente se encuentra en la parte superior del radiador. Una vez localizada, accede a ella de manera segura.

Ubica las válvulas de entrada y salida del radiador, por lo general situadas en la parte inferior del mismo, y gira ambas en sentido horario para cerrarlas completamente. Esto evitará que el agua del sistema se escape al abrir la llave del radiador.

Utilizando las llaves inglesas o alicates, afloja la tuerca que sujeta la llave antigua al radiador. Gira la tuerca en sentido contrario a las agujas del reloj hasta que puedas retirar completamente la llave antigua.

Coloca la nueva llave del radiador en el lugar donde estaba la antigua y asegúrate de apretar firmemente la tuerca, evitando hacerlo en exceso para no dañar el radiador.

Gira las válvulas de entrada y salida del radiador en sentido antihorario para abrir nuevamente el paso del agua. Esto permitirá que el agua fluya a través del radiador.

Observa si hay alguna fuga de agua en la nueva llave del radiador o en las válvulas de entrada y salida. Si notas alguna fuga, cierra inmediatamente las válvulas y ajusta la tuerca de la llave para detener el flujo de agua. Luego, revisa si la tuerca está correctamente apretada.

Una vez verificado que no hay fugas de agua, enciende el sistema de calefacción para comprobar el correcto funcionamiento de la nueva llave del radiador.

Siguiendo estos simples pasos, podrás cambiar la llave del radiador sin necesidad de vaciar el circuito y disfrutar de un sistema de calefacción en óptimas condiciones. Recuerda siempre tomar las precauciones necesarias y, si tienes alguna duda o dificultad, no dudes en consultar a un profesional. ¡Mantén tu hogar cálido y acogedor durante todo el año!

Artículos que te pueden interesar

Compartenos

Entrenimiento constante

Recibe notificaciones con nuestras mejores noticias